Archivos de la categoría Aprendizaje

Encontrar un mentor

Si quieres ganar dinero por internet, publicar un libro en línea o crear un blog rentable, lo mejor que puedes hacer es buscarte un mentor. Un mentor puede ayudarte a conseguir tus objetivos mucho tiempo antes, acelerar tu negocio y ahorrarte mucho dinero en el camino.

¿Qué es un mentor?

Un mentor es una persona que ya ha logrado hacer lo que tu quiries hacer con éxito y está dispuesto a tomarte de la mano para que tú también lo logres. Tener un mentor o maestro es genial para lograr tus objetivos en cualquier ámbito de la vida. Si quieres ser un cantante famoso, busca a un cantante que te guie.

Si quieres fundar una empresa, busca a un empresario de éxito que te ayude a montar tu propia empresa. Sea lo que sea que quieres lograr, el camino más corto es buscar un mentor y seguir cada uno de tus consejos. Alguien que busca un mentor tiene que tener una mentalidad abierta y ser humilde para aceptar los consejos que tu mentor te dé.

¿Quién va a querer ayudarme?

Existen un montón de películas que hablan de este tema. Un viejo sabio toma a un joven bajo su cuidado y lo tutela para alcanzar lo que él ya ha logrado. Está en la guerra de las galaxias, por ejemplo. Yoda es un mentor que enseña lo que sabe sobre la fuerza a Luke.

Mucha gente que ya hizo el recorrido va querer enseñarte. Todos queremos dejar un legado y compartir nuestras aventuras con otros. No todo el mundo va a estar dispuesto a ser tu mentor, pero más de los que crees sí.

No busques un mentor famoso, simplemente busca a alguien que ya logro en el pasado lo que tú quieres lograr ahora.

Se valiente

Que no te de miedo intentar contactar con un mentor. Escríbele una carta a mano para sobresalir de los demás y pídele un consejo específico y pregúntale si lo puedes seguir contactando.

Fue así como logre hacer alianzas estrategias con Álvaro Mendoza y Jordys González. Si eres inteligente y contactas con suficientes personas, seguro que consigues un súper mentor.

Tenerlo todo ya y el arte del aprendizaje

Vivimos en la sociedad del tenerlo todo ya. Para muchas personas sería ideal, aprender como aprende Neo en Matrix. Se le inserta un programa en el cerebro y listo. Sabe Kunfu, idiomas y lo que necesites. Pero el aprendizaje no funciona así, aprender exige tiempo y continuos refuerzos.

Espirales concéntricos para el aprendizaje

El concepto del los espirales concéntricos esta tomado del libro: El arte de aprender de Waitzkin. Cuando uno empieza a aprender algo, empieza por el exterior del espiral y a medida que se va integrando el conocimiento y mejorando la práctica uno se va acercando al centro, un centro inalcanzable en realidad. En realidad lo que logra el maestro, es flotar entorno al centro de la espiral del aprendizaje.

La verdadera maestría esta en el centro. Pero conseguir la maestría lleva tiempo y concentración. El tiempo no es el único factor a tener en cuenta, si uno practica mal, aunque pase mucho tiempo, nunca va a encontrar el centro la maestría.

La maestría no es otra cosa que la capacidad de enseñar a otros. Un buen maestro sabe intuitivamente, las fases del aprendizaje y hace que el alumno pasa por ellas con una práctica concentrada. Por eso, es tan buena la escena de karate kid, en que el maestro hace que el alumno encere y pula los coches.

Vivir el aprendizaje

La mejor forma de aprender algo es hacerlo con alguien que sea un maestro y no un teórico. Nuestras universidades están llenas de teóricos que nunca han hecho lo que enseñan. Y pueden enseñar la teoría, pero no te pueden enseñar a encerar y pulir. Porque solo la practica concentrada te convierte en maestro y si uno quiere ser maestro en algo, tiene que practicar.

Con la expresión vivir el aprendizaje me refiero disfrutar del proceso de aprender. Si uno no disfruta del proceso es muy difícil que tenga la constancia o perseverancia para llegar a ser un maestro.

La preocupación de cualquier buen aprendiz es la de buscar oportunidades de practicar. Por eso, es tan importante pasar esa barrera inicial en la que todo parece un caos y uno no entiende nada.

Inglés para un tonto como yo y otros asuntos relacionados con el aprendizaje

Acabo de terminar de leer mi primer libro en inglés. Estoy muy contento porque llevo más o menos un año estudiando inglés de manera seria. Estudio unos 25 minutos diarios, dependiendo del trabajo y de las circunstancias. Lo genial de leer este primer libro en inglés es que me he olvidado en muchos momentos de estar leyendo en un idioma que no es el mío.

Aprender es enfrentarse al caos

Cuando uno empieza a aprender cualquier cosa, pero sobre todo cuando uno empieza a aprender algo complejo como un idioma, tiene que enfrentarse al caos. Cuando empecé a estudiar inglés no entendía nada de los programas de radio que escuchaba, empecé escuchando a diario el idioma, para hacer el oído, pero persistí y empecé a enterarme en líneas generales del tema tratado, pero no de cada uno de los ítems individuales.

Cuando empecé a escuchar radio en inglés no podía escuchar más de 25 minutos, sin sentir que la cabeza me explotaba, por no entender lo que estaban diciendo, sin embargo ahora puedo pasar una tarde entera escuchando radio, solo en inglés.

El problema surge cuando uno abandona el aprendizaje, justo cuando empieza a darse cuenta del tamaño monumental del caos al que se enfrenta. Se trata de un muro tan alto, que asusta. Ese es justo el momento en que se deber persistir en el empeño de aprender, pero lamentablemente es el momento en el que la mayoría de las abandona.

Esto ocurre con cualquier disciplina. Aprender exige que nos enfrentemos al caos con valentía, sabiendo que lo podemos superar y llegar a nuestro destino como aprendices. Insisto, hay que saber perseverar a pesar del caos y del deseo de abandonar que todos los humanos tenemos. Ninguno queremos salir de nuestra zona de confianza. Queremos estar tranquilos en el sofá viendo la tele, en vez de enfrentarnos a la pared que significa cualquier nuevo aprendizaje.

Superar el muro del caos en el aprendizaje

El primer paso para superar el muro del caos, es darnos cuenta que tener conciencia de este muro es ya aprendizaje. La mayoría de los nuevos aprendices no son consientes de su ignorancia. Uno se apunta a un curso, seguro, confiado y sonriente, pero de repente empieza a darse cuenta del tamaño de su ignorancia. Es tan grande que uno sale corriendo al minuto y no vuelve a pisar el aula.

Ese es el mejor momento para comerse el elefante. Uno solo puede comerse el elefante bocado a bocado. No puedes comerte el elefante de un solo mordisco. Lo mismo pasa con el aprendizaje, no puedes aprender todo en una sola tarde, necesitas empezar a dar bocados pequeños y constantes para seguir aprendiendo.

La metáfora del bocado a bocado o partido ha partido como diría el Cholo Simeone, siempre me ha servido para adentrarme en el maravilloso mundo de aprender lo que sea y espero que a ti también te sirva.

¿Qué te ha servido a ti para enfrentarte al aprendizaje de algo grande como un idioma? deja tu respuesta en los comentarios del blog. Saludos